Jump to Navigation

Leche para combatir hongos y otras plagas en viñedos.

Cuando se trata del cuidado de un campo de viñas, la leche y otros productos lácteos podrían ser tan efectivos como lo puedan ser otros sistemas específicos pensados para el control de ciertos tipos de hongos y plagas. El hallazgo ya ha despertado el interés de la industria de la industria vinícola australiana, que sufre unos 30 millones de dólares en pérdidas cada año por la acción de estos organismos.

Cuando se trata del cuidado de un campo de viñas, la leche y otros productos lácteos podrían ser tan efectivos como lo puedan ser otros sistemas específicos pensados para el control de ciertos tipos de hongos y plagas. El hallazgo ya ha despertado el interés de la industria de la industria vinícola australiana, que sufre unos 30 millones de dólares en pérdidas cada año por la acción de estos organismos.

La validez de usar productos lácteos como fungicidas ha sido comprobada por el científico Peter Crisp, de la Universidad de Adelaida, en Australia. Crisp explica cómo mucha gente utiliza leche en sus plantas domesticas para hacer que sus hojas brillen más. Pero los efectos beneficiosos de este líquido blanco van más allá del valor estético. Se han examinado entre 30 y 40 tratamientos tradicionales, incluyendo aceites de serpiente y todo tipo de consejos de la abuela, que se dice son útiles para eliminar y prevenir la aparición de mohos. La mayoría de estos métodos son difíciles de estudiar, pero algunos, en cambio, han permitido indagaciones mucho más científicas como el caso de la leche y el suero de queso.


Las pruebas:

Durante las pruebas, Crisp diluyó la leche a una décima parte de su densidad normal, y el suero a un tercio. Las soluciones obtenidas fueron entonces rociadas sobre las hojas de parra y sobre los racimos de uva inmadura.
En la mayoría de los cultivos el método funcionó bien, sin modificar, aparentemente, la calidad de la uvas y por tanto del vino, el producto final. Esto, sin embargo, debe aún ser evaluado experimentalmente.
El éxito de la leche como sistema de control fungicida no hace sino confirmar resultados semejantes obtenidos en Brasil, donde se ha aplicado en cultivos de calabacines.

Para mas información haz click aquí, o ecribe a: peter.crisp@student.adelaide.edu.au



Main menu 2

Articulo | by Dr. Radut